Los visitantes de la Fiscalía se han sorprendido porque en su fila de acceso suele colarse una fiscal. Aunque para los fiscales hay una puerta distinta, ella usa la de las visitas porque hace cuatro meses le robaron su carné y no está dispuesta a pagar la multa que el reglamento le impone a los que lo boten.