Aunque cada encuentro con su hermano Jorge Ignacio le haya significado a Eliana Pretelt un recuerdo doloroso, ahora que es abogada titulada e intenta conseguir trabajo alguien le recuerda su parentesco, unos para reprocharle por las denuncias que ha formulado en su contra y otros para rechazarla por llevar su misma sangre.