El 27 de junio de 1950, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ordenó el envío de tropas a Asia para repeler el ataque de Corea del Norte contra Corea del Sur respaldada por Estados Unidos.

Tres días después, el presidente de Colombia, Laureano Gómez, se unió a las tropas de las Naciones Unidas bajo el mando del general MacArthur, y dos años más tarde envió 5043 infantes del Ejército y la Armada Nacional.

El 12 de marzo del 53, un grupo de soldados colombianos participó en la toma a Old Baldy, el histórico cerro estratégico de la península de Corea. Allí murieron 95 colombianos.

En la guerra de Corea 130 colombianos murieron, 448 resultaron heridos y 30 más desaparecieron.

Publicidad

Uno los sobrevivientes, recordado por su heroísmo, regresó a Colombia y no se volvió a saber de él hasta cuando alguien le contó al Ministerio de Defensa que un veterano de Corea se había convertido en un indigente y que había sido encontrado abandonado.

Estos veteranos (ver video) dicen que el caso de Piñeres, no es el único.

En junio de 2008, el Congreso aprobó un proyecto de Ley que modificó el artículo tercero de la ley 683 de 2001 que otorgaba dos salarios mínimos a los combatientes de Corea que estuvieran en indigencia.

Y como muchos de ellos, al regresar a Colombia, no pudieron conseguir empleos porque fueron tildados de asesinos, y terminaron en la calle.

Y dicen que los que están recibiendo los subsidios, también viven mal.

Temen por el destino de muchos de sus compañeros por quienes en 50 años nadie ha hecho algo para ayudarles, como ocurrió con el soldado Piñeres que murió hace algunos meses en una casa de reposo en Fusagasugá.