La familia de un médico que el ELN secuestró hace tres años en Chocó está padeciendo no sólo su ausencia, sino la forma en la que su empleador y el Icetex pretenden ignorar que él desapareció contra su voluntad.