En el sur de Bogotá una niña fue golpeada y forzada por un hombre… Eso sucedió esta semana, la pequeña víctima reconoció al agresor… Un testigo identificó al sospechoso, que fue detenido… La niña está hospitalizada, pero el hombre a quien ella señala como el violador está libre y sin ningún problema… Un juez de garantías consideró que la captura del sujeto no había cumplido con las formalidades de la Ley y lo mandó para su casa, con la condición de que se presente el próximo lunes… Hoy, como pocas veces, tiene sentido que digamos… ¡Qué tal esto!

En el 4to piso de la clínica bogotana esta internada Tatiana una niña de apenas 10 anos de edad, se recupera de las lesiones producto de una violación.

Vive en el barrio San Bernardino de Bosa, y su verdugo: a quien por ley hay que llamar “presunto” responde al nombre de José De Jesús Arias Lozano

Pero cuando ellas aparecieron ya era demasiado tarde.

La niña fue llevada a medicina legal, donde confirmaron la versión, el hecho fue puesto en conocimiento de la policía y dos días después Arias Lozano fue señalado por un testigo y  ante la posibilidad de su inminente fuga fue detenido…

Mientras tanto  la niña a quien atendían en el centro asistencial, también reconoció al agresor: era Arias Lozano.

El caso siguió la larga y penosa ruta de siempre: Medicina Legal, fiscalía y dos juzgados de control de garantías, donde finalmente deciden dejarlo libre por una posible captura ilegal…

Hoy Arias Lozano no ha tenido el más mínimo castigo pese a que lo acusan, lo reconocen y lo señalan de haber violado a una niña de apenas 10 anos de edad.

En el cuarto piso de esta clínica en Bogotà también esta recluido Carlos el papa de Tatiana quien aun no se recupera del shock nervioso que le produjo la noticia de la violación de su hija.