Desde hace más de dos décadas, Bogotá privilegia el tránsito de bicicletas. En la ciudad hay casi medio millón rodando por ciclovías y ciclorutas. Y unas siete mil, que han estado involucradas en accidentes de tránsito o sorprendidas en infracciones, están literalmente pudriéndose en los patios de la Secretaría de Movilidad. Es casi imposible rescatarlas porque los pagos necesarios, son superiores al valor de las mismas bicicletas. ¡Qué tal esto!

En Bogotá circulan alrededor de 400 mil bicicletas. De éstas, miles permanecen guardadas en los parqueaderos de los patios.

“Hay por lo menos unas siete mil ciclas  y entre esas bicicletas hay seis mil en muy buen estado.”

En estos parqueaderos que a simple vista parecen un cementerio de ciclas, las hay de todas las marcas, modelos, tamaños, y por supuesto, en total abandono.

“Es injusto que esas bicicletas lleven tantos años ahí eso está en manos del gobierno.”

La mayoría ya completa más de cinco años al sol y al agua, porque sus dueños nunca volvieron por ellas.

“La gente opta por dejarlas perder.”

Pues a diferencia de las colas que a diario se ven en los patios de Bogotá para reclamar un carro o una moto, acá es muy raro ver a alguien haciendo vueltas por una cicla, la razón:

“Es más difícil los pagos, las vueltas que tiene que hacer, ir a ciertos lugares, en pague vaya a otro.”

Vueltas y pagos que según la secretaría de movilidad del distrito a la hora de hacer cuentas para nada favorece el bolsillo de los dueños de estas bicicletas.

“Los costos que se le trasladan al dueño, a la llevada en grúa, y luego los costos de parqueadero, representan un valor superior a lo que tendría que disponer el interesado para adquirir un bien nuevo”

Es decir: 

 “Vale más los trámites para retirar las ciclas del los patios que lo que vale la bicicleta.”

Es que haciendo cuentas: En promedio un año de parqueo en los patios de una cicla vale 144 mil pesos. Que si lo multiplicamos por los cinco que lleva una bicicleta parqueada saldría en 720 mil pesos. Eso sin contar el valor de los trámites y  de la grúa que sorprendentemente tiene el mismo valor que si se transportara un carro.

“El servicio de grúa lo cobran como un vehículo, 70.800 pesos para una bicicleta”

“Pagan por igual”

Cifra que si se multiplica por las 3.733 bicicletas que hoy permanecen sólo en el patios de Álamos, al occidente de la ciudad, daría un total aproximado de 2.664 millones de pesos, plata que según la Secretaría de Movilidad le ha dejado de entrar al distrito.

“Si todos los ciudadanos recuperaran sus vehículos habría un mayor ingreso para las arcas del distrito.”

Pero nadie lo hace, o bueno casi nadie porque de vez en cuando y como aseguran en este patio, un dueño entre mil viene por su cicla.

“Vengo a que me den una autorización para llevarla al juzgado y ahí si vengo con alguien para sacarla”  

Fanny, como a la mayoría de los propietarios de estas bicicletas, sufrió un accidente de tránsito.

“Yo venía del trabajo y el señor  dio reversa, dice que no me vio”.

Y aunque sabe que es más lo que gastará en trámites y desplazamiento para sacar de los patios su bicicleta.

“Ahorita me tocó taxi y la cicla toca pagar patio y está me valió 150 y ya toda la cotización está costando como 200”.

Que apenas lleva 17 días inmovilizada, ella prefiere hacer el gasto, antes que dejarla que se deteriore.

“Es mi amiga, la de transportarme a mi trabajito”

Por eso muchos creen que el distrito debería hacer algo para evitar que este cementerio de hierros y llantas siga creciendo.

Que el alcalde y el gobierno hagan un “desenglobe” y dárselas a la gente que no tiene como movilizarse 

Algo que quien sabe cuando pueda suceder porque estas ciclas hacen parte de procesos judiciales por haber estado involucradas en accidentes de tránsito.

“El distritono puede hacer, no tiene competencia para que la reclamación del vehículo se de”   

Y así las cosas, sin duda lo mejo para el bolsillo de los dueños de estas ciclas es que sigan en los parqueaderos del distrito.