Hace 31 años una familia de Villavicencio se fue de paseo a la costa por tierra. Cuando llegaron a Chinú, Córdoba, el carro se incendió. A nadie le pasó nada, pero del SIMCA no quedaron sino las cenizas.

Ellos advirtieron a las autoridades locales de tránsito, recuperaron las placas, las entregaron en Villavicencio y advirtieron que el carro ya no existía. Pero, hace un tiempo les están cobrando el impuesto de rodamiento del vehículo. El tránsito no acepta los viejos papeles de la época y les dice que deben pagar los impuestos antes de considerar el reclamo. Qué tal esto!

Doña Nohra Medina de Pinzón tiene 62 años de edad, se caso a los 17 y cuando llevaba 13 de casada su marido en Villavicencio, le regalo, su primer carrito.

Publicidad

“Un carrito Simca modelo 73, 1204,  era naranja y negro.”

 “Me costo 75.000”

Gp 2834 –como lo muestra esta foto- era la placa del simca, y él, el consentido de la casa.

Pero en 1977, durante un viaje a la costa, a la altura de Chinu en Córdoba, ocurrió lo inevitable.

 “Se quemó íntegro”

Del SIMCA no quedo nada, y aunque todos salieron ilesos, del viaje a la costa, solo quedo esta foto.

“12 años tenía en esa época”

Que hasta hace poco fue parte del anecdotario que ahora la abuela, le relataba y le mostraba a toda su descendencia.

«Son siete nietos»

Sin embargo el tema y el carro, misteriosamente regresaron a la vida de los medina, y desde 2004 nadie entiende porque les cobran impuestos del viejo simca que se incendió en Chinu en 1977.

“me resucitaron mi carro”

Sagradamente cada año le llega un cobro nuevo, y aunque ella insiste, en que el carro ya no existe.

Otra cosa piensan las autoridades de Villavicencio.

“Yo no puedo confiar solo en la palabra de ella”

Doña Nohra, que es bien cositera, guardo por más de 30 años, lo que ella llama una reliquia.

Este recibo de la época, firmado por el inspector de transito y transporte de Chinu, donde consta que el viejo Simca efectivamente se incendio.

“Con ese solo recibo yo no puedo hacer nada”

Luego entonces, como tantas veces le han dicho.

“Toca en el instituto de transito de Restrepo, Meta”

Pero al llegar esta fue la primera respuesta:

“nada que ver“

Solo que antes de volver como siempre le toca a ella, pedimos buscar más.

Es decir, el caso si correspondía,  la carpeta del simca si apareció, y aunque se armó una debacle

De todas maneras

Es decir que el simca quemado hasta los resortes el 8 de enero de 1977 como consta en este documento de la época, para las autoridades de transito de Restrepo no solo sigue vivo, sino que tiene nevas placas.

Los usuarios se acercaban

Cuando los cambios de placa el carro ya no existía

Y para poder cancelar la matricula de su carro doña nohra debería tener además la copia de la cancelación de matricula que le debieron dar en 1977

“Yo entregué hasta las placas”

Pero como ese recibo no esta.

“No se ha podido descargar el sistema»

Lo cierto es que después de tanto indagar, correr y deliberar.

“Preguntemole a Dago el de archivo”

La memoria del Simca incendiado seguirá persiguiendo a doña Nohra hasta tanto, ella no haga lo que todos considerarían inaudito.

Cancelar una suma que hoy es cuatro veces mayor a lo que costo el carrito cuando se lo regalaron en 1973.

“74.000 pesos”