El programa de viviendas gratis, emblema de la política social del actual gobierno, arrancó con la emoción de la primera adjudicataria, que no pudo demostrar que cumplía los requisitos para recibir el regalo oficial.