Desde el año 2004, quien quiera matricular un camión nuevo, debe pagar una póliza para chatarrizar un camión viejo… La medida tenía dos razones: modernizar el parque automotor y evitar la sobre oferta de transporte de carga… Hecha la ley, hecha la trampa… En el departamento de Cundinamarca, han descubierto que cientos de camiones recibieron la matrícula sin siquiera haber llegado a Colombia… ¡Qué tal esto!

Muchos de los camiones de carga que transitan por las vías de Cundinamarca lo hacen de manera ilegal.

“Tractomulas matriculadas fueron matriculadas antes de que fueran importadas legalmente al país, antes de su entrada a Colombia. Lo cual es absolutamente imposible”.

Imposible pero cierto.  Veamos como funcionaba el carrusel de las matriculas de los pesados camiones en la oficina de tránsito del municipio de Cota, al occidente de Bogotá.

El 11 de febrero de 2004 se expidió esta tarjeta de propiedad o licencia de tránsito de un tracto camión, que según el registro de importación que figura en la misma carpeta de documentos, entró al país el 20 de Enero de 2005, como lo constata el notario cuarto de Cartagena.

Publicidad

Las autoridades de tránsito exigen la presencia física del automotor en el país para poder tomar improntas con las que se expiden seguros del vehículo y la tan anhelada licencia de tránsito, con la cual el camión pude comenzar a transportar carga.

“Irregularidades acaecidas en las oficinas de los municipios de la Secretaría de Tránsito”.

Según las autoridades de tránsito del departamento de Cundinamarca, consultadas por Noticias Uno, los camiones eran matriculados con fechas anteriores a Abril de 2004, con el solo propósito de evadir un pago que oscila entre 30 y 50 millones de pesos, correspondiente a la póliza de chatarrización de un camión viejo que impediría en últimas la sobreoferta de vehículos de carga.

“Que hicieron con esto? … Lo que hicieron fue  retrotraerse en el tiempo para matricular con fecha cuando no era exigible la póliza”.

Es decir, devolvían el tiempo de una sencilla manera. No le ponían  la fecha al formato de trámites del Ministerio de Transporte, cuyo diligenciamiento completo es requisito esencial para adelantar la diligencia. Y sin embargo así lo recibían en la oficina de Cota y el funcionario encargado no lo firmaba o simplemente ponía un sello de su firma que carecía de validez.

“Allí definitivamente hay una falsedad en documento público. Debe haber algún grado de prevaricato”. “Tenemos serios indicios ya de algunas personas y están siendo objeto del seguimiento e investigación por parte de la Fiscalía”.

Noticias Uno acudió a la oficina de Tránsito del municipio de Cota, donde fueron encontradas las primeras irregularidades.

“A ver quién me necesita?”

Para constatar si en dichos despachos conocían de las irregularidades.

“Yo no manejo ningún tipo de información de eso, tienen que dirigirse directamente a la oficina principal”.

En la oficina principal de los sistemas integrados de tránsito y transportes de Cundinamarca, efectivamente señalaron que si conocen de las irregularidades, pero no el resultado final de las mismas.

“Trámites que fueron efectuados en los años 2004 – 2005, años en los cuales está concesión no había entrado a operar en la Secretaría de Tránsito de Cundinamarca”.

La maquina del tiempo cambia de pasado a  presente engañando a la Policía, con falsas denuncias de pérdida de licencias de tránsito, que son reexpedidas, ahora si con la fecha que coincida con la importación de la pesada máquina.

Si cada camión nuevo debería pagar una póliza de 30 millones que garantice la chatarrización de su vieja competencia y hasta el momento se han evidenciado por lo menos 400 de estas y otras irregularidades, las pérdidas para el departamento ascienden a…

“Entre 20 mil y 30 mil millones de pesos”.

Esto solamente es el resultado de la auditoria a la primera de las 11 oficinas de Tránsito que manejaba directamente la Gobernación hasta 2006. En esa fecha  entró a operar por el término de 12 años la concesión privada que manejará dichos recursos.

“Se inicia un proceso administrativo con el propósito de investigar y obviamente de culminar sobre el cumplimiento de todos los requisitos que se deben adelantar en estos trámites del registro nacional automotor”.

La oficina de Tránsito de Mosquera está terminando de ser auditada y según las autoridades departamentales se encontraron,  de las mismas y otras irregularidades adelantadas de manera más sofisticada, que sin duda hará crecer el multimillonario fraude al departamento.