Los lectores de huellas dactilares que el Concejo de Bogotá dispuso para controlar la asistencia y las votaciones de los concejales leen huellas ajenas, de la mano, del pie o de cualquier cosa que presione un botón en la curul de los concejales.