Dos funcionarias de una de las viejas clínicas de SaludCoop se habrían hecho implantar, por cuenta del régimen de salud, balones gástricos obsoletos que estaban por ser dados de baja en sus inventarios.