El alcalde de Girardot, un municipio de Cundinamarca, se inscribió con firmas y ganó las elecciones… Pero ahora descubrieron que entre las firmas que permitieron su candidatura hay personas que viven en el exterior y que no podían apoyarlo, y varios muertos… Entre ellos una señora que falleció hace casi 50 años… Qué tal esto.

Hace dos años Rodolfo Serrano inició la recolección de firmas para avalar su candidatura  a la alcaldía del municipio de Girardot por el movimiento independiente Renovación y Solidaridad.

"Eso empezó en octubre de 2006"

Según lo ordena el Código Nacional Electoral, para inscribirse como candidato independiente se necesitaba tener un amplio número de firmas. En este caso, todas con nombre y cédula de Girardot o inscritas en el municipio.

"Hay que recoger un número de firmas equivalentes al 20% del censo electoral del sitio donde se va a inscribir la candidatura del alcalde " 

" Ósea 14mil más la gente que se inscribe"

Trabajo que según Rodolfo Serrano fue exitoso.

" En plaza mercado, hospital, en el centro, barrios populares"

 Tanto es así que se recogieron más firmas de las que se necesitaban.

" Yo recogí 28 mil y alguito".

Así las cosas, Serrano legalizó ante la Registraduría Nacional su candidatura a la alcaldía de Girardot. Y tres meses más tarde fue elegido alcalde del municipio para el periodo 2008-2011.

Sin embargo, para algunos ciudadanos de Girardot comenzaron las sospechas respecto al exitoso proceso de recolección de firmas del entonces candidato Rodolfo Serrano.

"Nos comenzó a dar la piquiña de ver tantas falencias"

Por eso se dedicaron a investigar el origen de las 28 mil firmas recogidas por el equipo de campaña de Serrano y una a una se encontraron con varias sorpresas.

"Las personas  que estaban fuera del censo pero que firmaron y están fuera del país". 

Como el señor Larry Javier Batista, quien al parecer se vino desde el Medio Oriente, en Israel, hasta Girardot sólo para apoyar la candidatura de Serrano.

O al menos así lo demuestra la Registraduría Nacional.

"Aparece registrada la  cedula que pertenece a Javier Batista y está registrada en Tel Avid desde el 2002".

Pero Tel Avid no es el único caso, también vinieron a firmar desde España " de Miami. New York y hasta del Ecuador".

Firmas que el alcalde Serrano asegura desconocer.

" No, no hay firmas de esas".

Pero  al apoyo desde el extranjero para la candidatura de Serrano, también se sumaron unos cuantos del más allá.

" Otra inconsistencia fueron los muertos".

Como el señor Andrés VerdeZotto, quien firmó  con cédula número 11.220.782, que en realidad pertenece a Gustavo Vallejo cuyo domicilio es el cementerio de Girardot.

"Lo cual nos demuestra que aquí está descansando desde hace nueve años"

"Nosotros contratamos 20 niñas que hicieron el puerta a puerta, casa por casa".

Según el registro, 260 muertos querían que Serrrano fuera candidato.

" Yo un año antes empecé a recoger firmas, dentro de ese proces hay unas personas que fallecieron".

Pero al parecer, la recolección de firmas, al juzgar por la de la señora Nohora Ramírez, comenzó hace más de cuatro décadas.

"Y confirmnamos que fue canmcelada por muerte según resolución de 2220 de 1959"

Pero en el cementerio no fueron los únicos que estaban de acuerdo con la candidatura de Serrano a la alcaldía de Girardot. También lo estaban en la cárcel, pues aparentemente hasta los presos salieron a firmar. 

También, según el registro de los folios, el equipo de campaña de la candidatura de Rodolfo Serrano  recogió firmas insolitamente en orden alfabetico.

"No, de esa, no tenía conocimiento"

Según el alcalde Serrano la Registraduría dio el visto bueno de las firmas sin una minuciosa revisión.

"Uno entrega las firmas a la Registraduría, las verifican les dicen a uno si SI o NO ese proceso no lo hicieron".

" No hubo verificación por parte de la Registraduría".

Noticias Uno quizo conocer la respuesta de la Registraduría pero no fue posible, y argumenta que en este caso, la ley no la obliga a hacer dicha verificación.  

Sin embargo el alcalde de Girardot asegura que su candidatura fue legal y que todo se trata de una retaliación política de sus opositores.

"hay mucha malicia, mucha picardía".

Lo cierto es que ahora será el Tribunal administrativo de Cundinamarca quien decida si la candidatura del alcalde Rodolfo Serrano fue o no irregular.