Las cámaras de un conjunto de apartamentos, muestran a los presuntos ladrones pasar frente a los celadores, que no hicieron nada… La compañía de vigilancia, inicialmente le contestó a los afectados que lo sentían mucho, pero que ellos no respondían por computadores ni joyas dejados en la casa!… ¿Entonces dónde se pueden dejar? Qué tal esto!

Dos de la tarde y 31 minutos del miércoles nueve de abril de 2008. Tal y como está registrado en las cámaras de seguridad del conjunto Altagracia, en Ciudad Salitre, al occidente de Bogotá.

Los tres jóvenes que entran sin ser requeridos por los vigilantes, son según Margarita Alzate, habitante del conjunto, los responsables del robo a su apartamento ocurrido ese día.

“Regresamos como las seis y media de la tarde y encontramos todos los cajones de la habitación revolcados.»

“El joyero lo sacaron todo totalmente, desocuparon todo lo que fueron joyas, relojes, el computador las cámaras fotográficas, las filmadoras. Todo lo que encontraron de valor».

Mientras Margarita y su esposo trabajaban, los ladrones entraron al conjunto,  caminaron más de 50 metros  hacia el norte, otros 50 hacia el occidente, tomaron el ascensor y subieron hasta el noveno piso de la quinta torre.

“Son ladrones pero no adivinos».

Eso lo dice doña Margarita porque cree que su residencia fue marcada con un adhesivo, para que los ladrones supieran cuál era el apartamento al que debían entrar.

Publicidad

“Se metieron por la ventana del baño, porque encontramos la reja totalmente quitada.»

Después de una hora y media, los asaltantes tomaron el mismo camino para salir del edificio de apartamentos,  hasta llegar a la recepción, sin que el vigilante los revise y donde una cámara de seguridad los captó saliendo con los maletines, según doña Margarita, los mismos maletines del computador de su esposo, de las cámaras de video y fotografía de ella y algunos morrales de su propiedad, en los que se llevaron las joyas que ella vendía.

“Estimamos que el hurto fue de 47 millones».

“No la empresa de vigilancia aún no se ha cambiado… y pues acciones, estar revisando el caso porque yo estoy recibiendo el cargo y no estoy muy bien enterada de lo que está pasando. La empresa de Vigilancia Yale Servisseg respondió, a través de este comunicado, que por la extensión del conjunto siempre existirá una zona donde el guarda de seguridad no pueda prestar el servicio, que elementos como joyas y computadores deben estar bajo custodia directa de los propietarios y que eso no lo cubre ninguna póliza de seguros.

“Que los únicos culpables éramos nosotros, que ellos no respondían por nada, pues es una respuesta muy absurda, ni siquiera se tomaron la molestia de disculparse.»

Más adelante la empresa de vigilancia le responde a las víctimas del hurto que en varias ocasiones se les había advertido de la ventana abierta y que por eso había sido objeto de sellamiento. Pero otra habitante del conjunto,  miembro del consejo de administración, afirmó que la entrada de los ladrones por esa parte de las viviendas es común.

«Todos los robos que se han presentado en el conjunto han sido por las ventanas de los baños.»

Algunos no tenían rejas, entonces él decía que era porque no tenían rejas por las cuales se entraban a robar, pero donde hay rejas, también las han arrancado. Como sucedió en el apartamento de doña Margarita, donde pese a la existencia de una reja, los ladrones tuvieron el tiempo suficiente para retirarla, robar y volverla a poner.

Cuando Noticias Uno intentó conocer la posición de la empresa de Vigilancia fue atendido a través del citófono de la recepción.

Y luego a través de esta comunicación, se afirma que el video fue suministrado por la misma empresa de vigilancia, reiteran su posición pero aclaran, en forma diferente a la comunicación enviada a los residentes,  que sí la justicia lo determina, ellos responderán ante doña Margarita.

Al revisar las imágenes el superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada dijo que la entidad a su cargo no tenía conocimiento de este caso.

“No ha puesto oficialmente la queja contra la empresa ni nos ha reportado la novedad. La empresa tampoco, lo cual de por si, es una irregularidad de este hecho».

Aseguró el funcionario que la de doña Margarita no es la única queja.

“En particular contra esta empresa tenemos cuatro casos registrados, dos casos en 2007 y dos casos en 2008″.

“Son dos apartamentos en esta torre y sabían que la vecina también había salido, entonces todo fue como muy planeado».

“Sí se llega a comprobar por parte de una autoridad judicial que hubo participación, pues podemos llegar a cancelar la licencia de funcionamiento. Esa si es nuestra obligación. Tomar acciones administrativas contra la empresa si se ven que hay fallas en la calidad del servicio».

En dos ocasiones las partes han sido llamadas a conciliar pero no se ha logrado un acuerdo por la falta de presencia de alguno de ellos. Mientras tanto  Doña Margarita, su esposo y los otros habitantes  del conjunto siguen durmiendo, según ellos, temerosos, con quienes los cuidan por falta de una legislación que le exija más a las empresas de vigilancia cuando se presentan casos de hurto a residencias.