Unas 40 familias de Soacha le entregaron sus ahorros a un hombre que decía ser emisario de alias Pedro Orejas y les prometía un lote para su vivienda. Su fachada de legalidad, en un predio ajeno, la tuvo cuando se instaló allí una estación de gasolina del mayor distribuidor nacional de combustible.