El 31 de octubre de 2008 la empresa captadora de dinero DRFE llegó hasta  la Fundación “Guipas” en Neiva, no precisamente para que invirtieran sus ahorros. La pirámide, prometió hogar propio, nuevo y con clínica incluida para que los 120 niños con SIDA  de la fundación no tuvieran que seguir viviendo en una edificación vieja.

“La promesa era que en el primer piso la clínica para los niños con SIDA y en el segundo piso las habitaciones para los niños que vivieran dentro de la institución.” “prometieron que iban a construirla.”

Y todo parecía ser cierto, porque  Proyecciones DRFE comenzó con la obra. Primero mandó a tumbar la antigua casa de la fundación  y con misa incluida…

Celebraron el inicio de la construcción de lo que sería el nuevo hogar. “La Guipería Monseñor Ramón Molina, en el barrio las Palmas”

Pero  la dicha duró poco. 2 semanas más tarde, a mediados de noviembre, Proyecciones DFRE cerró sus puertas en Neiva, al igual que lo hizo en el resto del país… Dejando a mieles de inversionistas sin plata y a 120 niños con SIDA sin un hogar donde vivir…

“Nos la destruyeron nuestra casita, la que DRFE prometió.”

Con la  caída de esta pirámide, también se vino a bajo el sueño de estos niños.

“Estamos tristes porque nos tumbaron la casita.”

De lo que se suponía iba a hacer el nuevo hogar de la fundación “Guipas” sólo quedaron estas columnas. Pues nadie de DRFE volvió por la obra. “No nada, ni más”

Quienes sí comenzaron a parecer  fueron  cientos de inversionistas de DRFE que buscaban en la Fundación la forma de recuperar su dinero. “Todo el mundo pensaba que nosotros teníamos la plata de la obra y en ningún momento DFRE nos dio el dinero.”

Por el contrario DRFE se les llevó su antigua vivienda, y les dejó más problemas de los que tenían para poder sostener a un centenar de niños enfermos. “Acá vino gente a agredirnos, nos trataron de atacar, querían incendiar el lugar.”

Problemas, que asegura el director de la Fundación, todavía no terminan. A demás de heredar los líos de la caída de DRFE.

“Vinieron hombre armados a amenazarnos que dónde estaba el dueño de DRFE.”

Se quedaron sin un techo donde vivir. “Estamos de arrimados” “vivimos en una casa que no es de nosotros.”

El Gobierno  decretó la emergencia económica y social, intervino a DRFE pero es la hora en que nadie se acuerda de estos niños… “DRFE está intervenida y los dineros sólo son para los afectados”

Ni siquiera las súplicas de un milagro en navidad al niño Dios han servido.

Los 120 niños con SIDA de la Fundación Guipa viven arrimados en una casa que no es la de ellos, mientras aparece algún benefactor que les ayude a construir su nuevo hogar.