Dos de cada cinco edificios de la sede principal de la Universidad Nacional de Colombia, el más grande centro de educación del país y el mejor en la mayoría de sus carreras, amenazan colapsar sobre los estudiantes. De hecho el de arquitectura, donde estudió el genio de la arquitectura Rogelio Salmona, ya no existe.

Cuatro edificaciones del campus de la Universidad Nacional están en amenaza de ruina y otras 23 en riesgo de vulnerabilidad “alta”. Se trata de los edificios de Bellas Artes y Cine y Televisión, la torre de Enfermería y el estadio Alfonso López Pumarejo. Así lo establece el último informe de infraestructura del alma mater que recomienda remodelar dichos bloques.

El estudio concluye que son 49 edificaciones, de las 129 de la ciudad universitaria, que se encuentra en estado de fragilidad y que si no se invierte en remodelación y conservación probablemente se caerán.

El caso que más preocupa a la comunidad universitaria es el edificio de la Facultad de Bellas Artes, también conocido como el 301. La construcción tiene en la parte exterior una grieta de cinco metros de largo por siete centímetros de ancho.

Publicidad

La estructura ya no puede sostener el segundo piso. Para este semestre en ese nivel quedaron suspendidas las clases.

La base del edificio dobló las ventanas del primer piso amenazando con derrumbarse. Aunque se mantiene el estado de alerta, en el nivel uno está la exposición de los estudiantes de último año de Bellas Artes.

Al interior del edificio se observa que los salones se adaptaron como depósitos de materiales y muebles de la universidad. Allí las grietas se multiplican. En cualquier momento caen escombros por el salón.

El edificio de Bellas Artes que está desmoronándose fue declarado como bien de interés cultura de la Nación.

La comunidad universitaria teme a que el bloque de Artes, construido en 1937, corra la misma suerte que el histórico edificio 303 de Arquitectura, por donde pasaron eminencias como Rogelio Salmona.

Noticias Uno recorrió las ruinas del edificio de Arquitectura de la Universidad Nacional, que fue una obra que el arquitecto Hernán Herrera Mendoza levantó en la década de los 30.

Dicho inmueble se demolió hace un año pero fue desalojado en 2013.

Hoy los arquitectos de la Nacional lamentan que su facultad no tenga edificio pese a que ocupa el segundo puesto en el ranking de mejores facultades del país.

Al edificio de Cine y Televisión se le derrumbaron los baños femeninos y tuvieron que poner estas columnas para evitar que el segundo piso se desplome. Cuando intentamos terminar la grabación en la Universidad dieron la orden de sacarnos del alma mater.

Por los pasillos de Cine y Televisión pasaron Ciro Guerra y Cristina Gallego directores de la película “El abrazo de la Serpiente” laureada este año en Hollywood por la crítica norteamericana.

La representante de los estudiantes, basada en el informe de infraestructura, calcula que el 56% de los edificios de la Universidad Nacional están en alta vulnerabilidad.

El arquitecto Rubén Hernández se ofreció para realizar estudios técnicos y buscar la financiación para salvar las edificaciones de la Universidad Nacional, la más importante del país.