Tausa en Cundinamarca podría llegar a ser el primer municipio sin perros, gracias a la actividad de uno o varios vándalos que se han dedicado a eliminarlos con un veneno que los mata lentamente frente a sus amos.

Estos perros que se ven por las calles del municipio de Tausa, Cundinamarca, son los únicos sobrevivientes, hasta ahora, del envenenamiento que lleva más de una semana.

Misteriosamente empezaron a aparecer los perros muertos pero aún no se sabe quién o quiénes están detrás de la matanza.

Carmen Forero, Habitante de Tausa afirma que la gente les advertía “que amarráramos a los perros, les tuviéramos más cuidado porque había gente imprudente o gente desalmada que ha estado envenenando a los perritos”.

Según Marco Antonio Lamprea, otro habitante de Tausa “eso ya lleva como 8 días. Han acabado a los animalitos miserablemente”.

Como este perro encontrado por una cámara de Noticias Uno, y las fotografías de otros, la comunidad de Tausa ya cuenta en más de 50 los perros que han sido envenenados, cuyos cuerpos están siendo enterrados en un improvisado cementerio.

El alcalde Tito Javier Pachón tiene otra cifra que no concuerda con las de la comunidad ni mucho menos con la de la médica veterinaria que ha atendido algunos animales.

Pachón, Alcalde de Tausa, Cundinamarca, agregó que tenía conocimiento “de tres que se han presentado, hasta el momento no tengo conocimiento de más”.

Nubia Durán, de la Defensoría de Animales reconocer que han contado más de 50 perros.

Maira Alejandra Quiroga, médica veterinaria dice que tienen “un promedio de 20 a 25 perros porque no es exacto, los que se han enterrado porque la alcaldía no los puede dejar descomponiendo en el medio ambiente”.

Algunos han escuchado que es la alcaldía municipal la que está detrás de los envenenamientos que va camino a exterminar los perros de este municipio.

Marco Antonio Lamprea, habitante de Tausa dice que algunos habitantes “hablan que es por parte del matadero, los empleados del matadero, otros le echan la culpa al alcalde”.

El alcalde niega cualquier responsabilidad en lo que está pasando y ordenó una investigación que no ha llevado a dar con el culpable. Mientras éste aparece, los perros tratan de esconderse y pasaron de tener una vida tranquila a estar temerosos cuando alguien se les va a acercar.

Según la veterinaria del municipio los animales están siendo víctimas de un veneno que los lleva a agonías de semanas con convulsiones, parálisis y dolor abdominal.