Testimonios de policías, de vecinos y hasta sentencias judiciales dan cuenta de la existencia de un grupo de detectives de la Policía dedicado a crear videos heroicos de ficción y a divulgarlos como si fueran noticias verdaderas.