El homenaje que se rindió al presidente Juan José Nieto en Cartagena, desató dos polémicas, una por el blanqueamiento de que fue objeto su retrato y otra por el lugar en el que debe estar su retrato.

Todos los que están en la galería de expresidentes de la Casa de Nariño ejercieron la primera magistratura. algunos inclusive por un día o dos. Pero allí no están todos los que son.

Uno de los notables ausentes, José Juan Nieto, que asumió la presidencia en enero de 1861, mientras Tomás Cipriano de Mosquera se iba a la guerra.

Tal misión encontró sus dificultades, porque el único retrato asequible del expresidente está en Museo Histórico de Cartagena, bajo la tutela del gobernador, pero rodeado de quienes quieren reivindicarlo como el primer presidente mulato que tuvo el país.

Publicidad

El Gobernador del departamento, Eduardo Verano expresó al respecto: «No se le ha dado el puesto que merece en la historia de Colombia, lo han ignorado y para nosotros es importantísimo que él esté en la galería de presidentes».

Pero el consenso sobre su valor en la historia política del país, se rompe a la hora de determinar cuál será el lugar en el que debe colgarse el cuadro.

Y también en el color de la piel, que en el óleo original era oscura, pero en otra época se envió a Francia para que se le aclarara un poco, antes de darle su lugar en la casa presidencial.

La Academia piensa que el color de piel era la característica menos notable del intelectual caribe, fue el primer geógrafo de Colombia y su trabajo, geografía física y política de las provincias de la Nueva Granada, fue definitivo para la terminación del de Alexander Von Humboldt.

Ahora se considera un símbolo de los personajes que forjaron el Caribe colombiano y sus seguidores lo consideran un valor para estimular a las nuevas generaciones.

Una opción es encargar una réplica, que ya es posible en Colombia, pero entonces al artista también deberá llegarle la orden de devolverle su color original, o dejar la pintura como está, para que dé constancia del racismo que existió en el palacio de los presidentes..

El problema es que él no ha sido el único presidente al que los artistas presidenciales le cambiaron su aspecto. Al primero de los presidentes, según la Academia, le cambiaron los rasgos étnicos buscando precisamente el efecto contrario.

Y Nariño, a pesar de su identidad con los primeros colombianos era hijo de españoles, su piel era rosada y su cabello liso y rubio, según sus biógrafos.