Chía, a media hora de Bogotá, compró nueve caballos para su policía, pero nunca vio a los agentes montados. La semana pasada supo que se los habían robado y casi de inmediato aparecieron, pero junto con ellos apareció un documento que dice que las bestias nunca han sido aptas para el trabajo policial. Qué Tal Esto.