Los vecinos que hace décadas se asentaron en las cercanías del santuario del Divino Niño Jesús, en el sur de Bogotá, ya no pueden ir de paseo los domingos. Sus puertas están bloqueadas por vendedores. Qué Tal Esto.