El toque de queda para menores de edad en Bogotá ha demostrado el incremento de la falsificación de cédulas de ciudadanía… esta niña utilizó un documento falso para ingresar a un bar pero la policía la descubrió

“Es una menor que se está identificando con un documento de identidad que no le corresponde” Las cédulas falsas de nueva generación se están vendiendo como pan caliente. Inclusive, afuera de la Registraduría que expide las auténticas

Qúe es, “contra”? No, cédula, usted también las hace? “Si” Hay hartos no? De las nuevas? “de las nuevas”

La oferta empieza con las fotos o el rh para la cédula legal y puede terminar en un negocio para comprar una cedula falsa…  una vez hecho el contacto, con una llamada es suficiente Se cuadra  el precio del documento…   “Y cuánto me cuesta?”

“Pues mira hay de dos clases: hay una que viene sin luz, que es la luz ultravioleta, esa cuesta 200. La que viene con esa luz, esa cuesta 300.”  Y la forma de pago…

“Es de un día para otro y sería la mitad para empezar y la otra mitad cuando la entregue.” La foto la lleva el comprador y los datos… los datos dependen de la imaginación del cliente o el falsificador… “Pues dígame que le doy, los datos o qué?” “Vamos entonces arriba al laboratorio, ve ese edificio café? Ahí trabajo yo en las fotos. Vamos allá más tranquilos, me da la huella o le pongo cualquier huella a eso?”  “Si, cualquiera”

Publicidad

Al día siguiente en el mismo sector repleto de gente, el mismo hombre sale a la espera  de las clientes y pide un poco mas de plazo para tener lista la cedula que supuestamente pasa todas las pruebas de verificación

“Ahí aparecen por detrás unos escudos. Entonces hay una que no los trae y una que si los trae” Los escudos se pueden imitar, pero no la información digital “La importancia del código de barras es que acá es donde está toda la información alfanumérica, o sea los nombres y el número de cédula y está la información dactilar de la persona” El falsificador dice que le ha aumentado la demanda “Me tocó ir a buscarlo allá porque si no, no llegaba nunca porque tenía que entregar muchas” La cédula se encarga con el 50% y el trato se cierra con los 150.000 pesos restantes y la posibilidad de hacer más negocios

“Y ahora traes a tus amigas y puedes cobrarles y ganas comisión” Pero al pasar la cédula falsa por los controles de la Registraduría, se encuentra que el código de barras no contiene nada, que el número no existe en el archivo nacional de identificación y que el plástico no se ve legítimo. “Esta cédula de todos modos uno le ve algunas irregularidades, parece que hubiera sido levantada, la cédula no es totalmente plana, no es alineada, tiene irregularidades, el plástico es irregular, puede y lo más seguro es que hayan sido levantados los plásticos y haya sido lavada la información” La única forma de evitar el engaño sería con un lector de información digital “Estos autenticadores que en un futuro muy cercano, estamos hablando de 2010, ya van a empezar a ser comercializados”

Pero en el presente no hay control ni para las cédulas ni para los falsificadores y sacar una cédula falsa es prácticamente un juego de niños.