Hace 5 meses, el gobierno anunció la construcción de una planta de alcohol carburante en Boyacá. Pero regar las 8 mil hectáreas de remolacha, necesita una gran cantidad de agua, que no hay.

Cuando Noticias Uno inició la investigación, súbitamente cambiaron las versiones oficiales y ahora no hay ningún problema. Que tal esto!

A finales de 2007, se anunció con gran celebración y reina europea a la cabeza,( byte cabezazo a la reina) la implementación, construcción y puesta en funcionamiento de una planta de alcohol carburante a partir del cultivo de remolacha azucarera.

Cumple sobradamente los requisitos. Cuenten con la aprobación como proyecto de zona franca.

Animado por la nueva planta el gobierno invitó el 11 de noviembre del año pasado a la reina Silvia de Suecia para que montara la primera piedra del proyecto en el municipio boyacense de Tuta.

De ese día a hoy pocas cosas han cambiado. El lugar donde va a ser construída la planta comenzó esta semana a sufrir sus primeras modificaciones.

Ciro García. Capataz finca: Hasta el día de hoy que llegaron los ingenieros con los maestros. Y comenzaron a tomar medidas.

Pa’que quede recto esto.

Pero no todo parece estar recto. Esta semana la corporación autónoma regional de Boyacá prendió las alarmas en esta carta enviada al presidente de la república.

Pues desgraciadamente yo debo aceptar la realidad. Si. No se hizo un estudio de pre factibilidad. No se analizó el tema de dónde vamos a estar concesionando nosotros agua para 8 mil hectáreas de remolacha forrajera. La carta enviada al presidente  el pasado 21 de febrero destaca que en una reunión celebrada con ariel pinzón, presidente de Maquiltec –firma encargada de la construcción de la planta-, se notaba preocupación por la dificultad en la consecución de las 8 mil hectáreas de terreno requeridas para el cultivo tecnificado de la remolacha.

Publicidad

Es preocupante que ya se está adelantando el proyecto de la construcción de la planta de alcohol carburante requiriendo el establecimiento de 8000 hectáreas de la remolacha forrajera.

Otra cosa piensa el gobernador José Rozo Millán.

De ninguna manera, el pueblo boyacense sabe que tiene, ahí no hay problema, no veo cuál es la dificultad.

Y otra cosa también dice el vicepresidente de Maquiltec, quién le dijo a noticias uno que no hay preocupación por la tierra para sembrar.

Alejandro pinzón: vicepresidente ejecutivo Maquiltec, dice:: El proyecto cuenta con la disponibilidad de tierras, cuenta con la disponibilidad de aguas.

Precisamente el tema de aguas es el que más preocupa a corpoboyaca, encargada de la gestión y protección de los recursos medioambientales de ese departamento.

Según la carta de corpoboyacá al presidente, la firma pci, asesores de Maquiltec encontraron luego de un estudio en 17 regiones del departamento que dichas zonas podrían abastecer un máximo de 2020 hectáreas en invierno y 493 hectáreas en verano, por lo que le pidieron a esa entidad revisar si se podría aportar más agua para el proyecto.

en el evento en que nosotros le concesionáramos a esta planta, a este proyecto agua de tota, quedarían sin agua por ejemplo, sogamoso, nobsa, otros municipios.

Lo que está tratando ahí es una sola parte de los municipios de sugamuxi.

En ningún momento se plantea afectar algún municipio ni distrito de riego.

Nosotros pensamos que si se cultiva en el área del distrito si hay agua suficiente.

Es decir, que hay un teléfono roto entre las entidades…

Para la planta si está garantizado… se necesitan más de 100 millones de metros cúbicos al año. Nosotros no tenemos en este momento esa disponibilidad.

La capacidad original de 75 millones de litros y lo que plantea corpoboyacá es aumentar la capacidad actual a la capacidad proyectada para poder dar viabilidad a esos municipios.

Lo que generaría comprar los predios cercanos a la represa, con lo que no están de acuerdo sus habitantes.

Eso si no quedaría bien

Pero agrega el director de corpoboyacá que la gran preocupación es cómo se va a abastecer el riego de agua que requieren anualmente las 8 mil hectáreas de la remolacha azucarera.

Una alternativa es la ampliación de la capacidad de almacenamiento de la represa de la copa.

Yo pienso que ahí se puede llevar a cabo el cultivo y una buena producción siempre y cuando sea beneficios para ambas partes, productores del distrito de riego del alto Chicamocha y obviamente las empresas inversionistas.

Sin embargo esta semana  llegaron al fax de noticias uno, dos comunicados de la gobernación de boyacá y de corpoboyacá, en los que afirman que ahora si existen los recursos hídricos para el proyecto.