Los habitantes de un barrio de Bogotá perdieron la dirección… Quiero decir, las placas de la nomenclatura urbana desaparecieron en la mayor parte de Prado Veraniego… El barrio está asolado por ladrones de metales, que la emprendieron contra las direcciones… Así es que la gente ha solucionado el problema poniendo placas de plástico o escribiendo los números con pintura sobre las paredes, o simplemente, dejando las casas sin dirección… ¡Qué tal esto!