Un gato le ha permitido a los alumnos de un colegio Distrital sobrevivir con el edificio histórico que tiene su sede, porque la joya de arquitectura republicana está inhabitable para los humanos, pero no para los roedores.