Los niños de una escuela de fútbol llevaban ocho meses entrenando en un parque de la Campiña, en Suba al occidente de Bogotá.

Un sábado llegaron como de costumbre, pero se encontraron con una sorpresa.

Vecinos inconformes con el entrenamiento de los pequeños se tomaron el parque, y a punta de pica y pala quitaron el pasto y sembraron árboles en el área chica, el medio campo y los dos flancos.

No sirvieron las explicaciones de lado y lado ni la presencia de un policía que fue un espectador más. Los niños fueron desplazados de su lugar de juego.

Publicidad

Sin poder entrenar los pequeños y su profesor intentaron regresar ocho días después y hacer su práctica.

Pero luego de varios intentos desistieron porque los árboles no lo permitían.

“Se les acabó su cancha de fútbol, entonces sonó como una manera muy grosera”, dijo el entrenador Robert Jiménez.

Los padres de familia de los jugadores no entienden como un parque que está diseñado para jugar, es bloqueado por los vecinos para impedir la recreación.

“Falta de educación, de tener un buen concepto del deporte, en estos momentos están atropellando el deporte”, afirmó María Eugenia Torres, familiar de niño afectado.

“Los árboles se ven bonitos, pero ojalá los hubieran ubicado de una manera alrededor del parque no precisamente en la mitad donde ellos entrenan”, indicó Yenny Castiblanco, mamá de niño afectado.

Ahora los niños tienen que hacer varios recorridos para en otro espacio, más estrecho y más lejano a sus casas, poder hacer su práctica para no perder el ritmo de juego.

“Me parece terrible porque es un parque para que los niños jueguen, para que las personas hagan ejercicio y además los niños no le están haciendo daño a la comunidad”, dijo Leidy Alcalá, mamá de niño afectado.

Noticias Uno consultó a la Alcaldía Local de Suba sobre esta situación, y aseguró, que los vecinos violaron normas porque para sembrar árboles se necesitan permisos que ellos no solicitaron.

“Están infringiendo el decreto 531 de 2010. La comunidad no puede ir apoderándose de un sector, sembrando árboles sin un acompañamiento técnico”, puntualizó Carlos Alberto Castro, coordinador administrativo de la Alcaldía Local de Suba.

Aseguraron que investigarán los hechos para proteger el derecho a la recreación de los niños.

Tenemos inicialmente que investigar de quien es el parque y dirigirnos a la entidad competente para que tomen las medidas pertinentes”, afirmó Castro.

Los pequeños y sus padres esperan que el lugar sea recuperado para la recreación y el deporte de éste y otros semilleros que buscan los futuros futbolistas del país.