salud

Crean un fármaco oncológico que evita la metástasis y reduce el tumor

Redacción Internet - 11 de junio del 2019 6:46 am

40 pacientes de las ciudades de Barcelona (España), Nueva York (EEUU) y Toronto (Canadá) empezaron a probar un nuevo fármaco que evita que las células tumorales se expandan y causen metástasis o recaídas, y que activa el sistema autoinmune para reducir el tumor.

El innovador medicamento, llamado MSC-1, de cuyo desarrollo informa la revista «Nature Communications», se probó con éxito en modelos animales.

El investigador que dirigió el desarrollo de este nuevo fármaco, Joan Seoane, pudo hacerlo gracias a que su equipo fue el primero en relacionar LIF con el cáncer y demostrar que si lo bloqueaban se eliminaban las células madre tumorales previniendo la reaparición de los tumores.

«Hemos descubierto que LIF desactiva el sistema de alarma para que no lleguen las células del sistema inmune, como si un ladrón desactivara el sistema de alarma de un banco para que no llegara la policía», explicó el doctor Seoane.

Según el oncólogo, «el fármaco genera una respuesta elevada que elimina completamente el tumor y genera una ‘memoria inmune’, que significa que el sistema ya está entrenado para evitar recaídas».

No obstante puntualizó que «todavía faltan varios años hasta que este fármaco pueda llegar a todos los pacientes porque estamos en la primera fase del ensayo clínico. Ahora estudiaremos la eficacia del fármaco y cómo se puede combinar con otros».

El oncólogo explicó además que este nuevo fármaco no es válido para todos los tipos de cáncer, sino solo para aquellos que expresan un alto nivel de LIF, como los glioblastomas, el cáncer de páncreas, el de ovario, el de pulmón y el de próstata, que suelen ser los más agresivos y con peor pronóstico.

El medicamento, que ha superado todas las fases preclínicas con éxito, induce la infiltración de las células T del sistema inmune en los tumores para atacarlos y eliminarlos, y ya ha comenzado el primer ensayo clínico fase I con 40 pacientes que se están tratando con inhibidores de LIF en el Hospital Vall d’Hebron (Barcelona), el Sloan Kettering (Nueva York) y el Princess Margaret (Toronto).