28/11/2017

Los médicos Javier Mauricio Cortés y Samuel Sarmiento de la IPS colombiana Integral Solutions, presentaron en el marco del Congreso Mundial de Hemartrosis y Trombosis celebrado en Berlín, Alemania, los resultados de la implementación de un modelo integral para el manejo de la hemofilia, investigación que fue elogiada en el evento internacional. 

Doctores Samuel Sarmiento, epidemiólogo y Mauricio Cortés, hematólogo

El propósito del estudio fue determinar el impacto que tiene un programa de manejo integral en la población del régimen subsidiado, definida como vulnerable, por su estatus económico, rural – dispersa a los principales centros de atención en hemofilia, el cual fue medido a partir del número de sangrados e ingresos hospitalarios frente a una línea base determinada, sobre no tener programa vs. el programa integral.

La muestra se dio en 28 pacientes y los resultados fueron contundentes con una reducción de sangrados en un 80 % en cuanto se compara el tratamiento a demanda vs. programa, y esta reducción de sangrados conlleva a prevención de hemartrosis y por ende mejorar la calidad de vida.

Además, se encontró una reducción en el tiempo de atención de estos sangrados espontáneos, llegando a un tiempo promedio de atención de 3 horas en el 78 % de los casos para dar manejo sin ingresos hospitalarios, y se encontró que el consumo extra de factor que se usó en estos sangrados, fue tan solo del 0,3 % vs. la dosis aplicada mes, lo que implica reducción de costos.

Para Cortés y Sarmiento la clave para tener un éxito en el tratamiento es la adherencia a la profilaxis, es por esta razón es que en Estados Unidos y Europa se han conformado grupos interdisciplinarios para manejar la hemofilia.

¿Qué es la hemofilia?

La hemofilia es una enfermedad genética que afecta el sistema de la coagulación, que es el mecanismo que tenemos para evitar y controlar los sangrados. Existen dos tipos de hemofilia, la hemofilia A y B causada por la deficiencia o la disfunción de los factores de la coagulación Factor VIII y Factor IX, respectivamente. Estas son proteínas de la sangre, necesarias para que funcione adecuadamente la coagulación. La hemofilia A es más frecuente y se presenta en uno de cada 5.000 a 10.000 varones nacidos vivos y la hemofilia B en uno de cada 25.000 a 40.000 varones.

Son enfermedades ligadas al cromosoma X, lo cual significa que, en general, la enfermedad es padecida por los varones. Las mujeres afectadas no sufrirán la enfermedad, sino que serán portadoras. En Colombia existen más de 2.000 pacientes afectados por esta enfermedad, dijo el Dr. Samuel Sarmiento.

La enfermedad se manifiesta por sangrados, que se pueden presentar en cualquier órgano o tejido. Los sangrados más frecuentes son las hemartrosis –sangrado articular- y los hematomas musculares. Son precisamente las hemartrosis una de las principales causas de complicaciones, ya que si se presentan a repetición van a terminar dañando la articulación, produciendo dolor, deformidades y eventualmente incapacidad grave para la función de la articulación. 

El diagnóstico 

El diagnóstico de la hemofilia es fácil, dosificando en sangre el factor VIII y IX. Ambas pruebas están en el POS y se realizan en muchos laboratorios clínicos.

El tratamiento de la enfermedad es multidisciplinario, coordinado por un hematólogo y con la participación de otros miembros del sistema de salud como ortopedistas, odontólogos, fisioterapeutas, psicólogos, nutricionistas, químicos farmacéuticos y trabajadores sociales, entre otros, señaló el Dr. Javier Mauricio Cortés, pediatra onco-hematólogo.

Redacción Internet CM&