Un soldado estadounidense herido por un artefacto explosivo improvisado en Afganistán, recibió el primer trasplante completo de pene y escroto del mundo.

Un equipo de nueve cirujanos plásticos y dos cirujanos urológicos operaron al hombre, cuya identidad no fue revelada, el procedimiento duró 14 horas.

“Pero dado que sus testículos no sobrevivieron a la explosión, el trasplante de pene no involucró los testículos del donante, donde se producen los espermatozoides”, explicó Andrew Lee, cirujano plástico y reconstructivo.

El equipo trasplantó un pene completo, un escroto sin testículos y una pared abdominal parcial de un donante fallecido.

Si los médicos siguieran adelante con un trasplante de testículo en este paciente, se plantearía todo tipo de problemas legales y éticos, porque el niño potencial podría ser de la descendencia genética del donante, y puede no ser del receptor

agregó el médico.

El hombre herido, que pidió el anonimato, se ha recuperado de la cirugía y se espera que obtenga el funcionamiento completo de su miembro viril trasplantado. Será dado de alta del hospital esta semana.