Rusia se vino con todo como invitado especial al festival de música clásica y además de sonido, trajo literatura y las demás artes.