El edificio que durante más de dos siglos le sirvió de matadero a Bogotá, ahora es un templo de la cultura, por su restauración y porque ahora alberga una biblioteca.