Ya hay una forma de viajar al espacio por menos de 2 mil dólares, el problema es que toca estar muerto.