Pocas personas en el mundo tienen el privilegio de tener una cita personal con el Papa y menos oportunidades hay de ver una película en sesión privada con el pontífice.