Clemencia de Santos llegó a la ceremonia con la paz en la espalda.