Un grupo de franceses con práctica profesional para saltar matones trajo su espectáculo acrobático a Bogotá.