Un paparazzi captó a Marilyn Monroe en el justo momento en que hacía la foto que simbolizó el erotismo del siglo XX, pero guardó las imágenes durante 63 años.