La catedral de sal no sólo pretende ser un atractivo para el turismo asiático, sino también un escenario para sus danzas acrobáticas.