El Hay Festival abrió un espacio para que dos melómanos explicaran cómo fue posible que un cantautor sin anaquel en ninguna librería ganó el premio Nóbel de Literatura.