Los almacenes Neiman Marcus decidieron no vender la marca de Ivanka Trump para dejar de perder clientes al ritmo en que lo venían haciendo.