Una exposición de objetos chinos en la Academia de Historia muestra que la idea de ir a trabajar con el chino amarrado a la espalda, es tan oriental como indígena.