Un bar sin ruido no es el sueño de los vecinos, sino de los clientes de Sin Palabras, el primero destinado a sordos.