Una artista chilena porcelanizó los crochéts de una época de clausura y vino a exponerlas en un escenario en el que se cosió durante siglos en Bogotá.