Los ingleses hicieron su propia película de rescate patriótico, como el Soldado Ryan, para no tener que seguir programando la norteamericana en sus fiestas patrias.