Envidioso de Cartagena y Río de Janeiro, el alcalde de París mandó a construir una playa en las riveras del Sena.