La melodía que se compuso para reabrir la catedral de Londres luego de la guerra, fue interpretada por dos filarmónicas en la plaza de Bolívar para saludar la paz en Colombia.