Casi tres décadas después de la muerte del genio de la plástica Salvador Dalí, le apareció una posible hija, que pide su exhumación para probar el parentesco.