Los hijos de los actuales coteros del barrio 20 de Julio tienen una oportunidad para aprender el segundo idioma que les dará más posibilidades de futuro de las que tuvieron sus padres.