Fidel Castro, el último líder comunista, terminó siendo el símbolo de una de las marcas del capitalismo.