La película Star Wars tuvo que pagar dos millones de euros por una fractura de Harrison Ford.