En Bogotá tiene sede una nueva casa de subastas, que arranca con un Miró, varios óleos coloniales y relojes de súperlujo.